Las huelgas por el clima despegan desde Girona

Más de 50 personas asistieron el viernes a la huelga convocada por el clima en Girona. Foto: Fridays For Future Girona

La huelga comenzada por tres estudiantes de la Universidad de Girona hace un mes, inspirándose en Greta Thunberg, comienza a extenderse.

El 20 de agosto del año pasado, la activista sueca Greta Thunberg se sentó frente a la sede del parlamento de su país, en Estocolmo, para protestar por la inacción de su gobierno contra el cambio climático. Thunberg, que entonces tenía 15 años, no se imaginaba la repercusión que ese acto tendría en todo el mundo. Hoy, Greta es un icono global de la lucha contra el colapso climático, y decenas de miles de jóvenes en todo el mundo siguen su ejemplo cada viernes.

En España, la huelga aún no cuenta con el mismo grado de seguimiento que tiene en países como Reino Unido, Estados Unidos, Bélgica, Alemania o Australia. Sin embargo, las semillas que tres jóvenes de la Universidad de Girona sembraron hace un mes ya han empezado a germinar. El pasado viernes ya eran más de 50, y la convocatoria se ha extendido a Madrid y Barcelona.

Cuando Lucas Barrero, Ander Congil y Roger Pallàs vieron que la huelga de Greta Thunberg levantaba el vuelo en todo el mundo, supieron que tenían que hacer algo. “Nosotros estudiamos Biología y Ciencias Ambientales, y el medio ambiente es algo que nos preocupa y con lo que creemos que tenemos que implicarnos. Si ella puede hacerlo, nosotros también podemos,” afirma Barrero, quien durante una semana de visita a su familia (procede de Aracena, en Huelva) se manifestó frente al Parlamento Andaluz para no interrumpir su protesta.

El pasado viernes, por fin, se disparó el número de huelguistas en Girona. Coincidiendo con las marchas masivas celebradas en otros países, y gracias a una campaña de difusión en redes sociales algo mayor que otras semanas, la sentada contó con la asistencia de más de 50 personas, lo que animó al grupo a constituirse como movimiento. “Nos sentimos impresionados por lo que ocurrió el viernes, y lo valoramos como muy positivo”, afirma Barrero, quien afirma que “ahora el objetivo es crecer y que el cambio climático esté en las agendas de todos nosotros, y también en la de los políticos”.

Este martes, se celebró la primera asamblea, a la que asistieron 70 personas. El próximo paso, explica Ander Congil, es pasar al nivel nacional. “La idea es que no se centralice todo en una ciudad, sino llevar a cabo varias actuaciones grandes el mismo día. Da igual el sitio en el que estés en el mundo, tienes que saber que no estás solo, no estás sola. Recuerda que esto lo empezó una sola persona sin pensar en qué pensarían los demás”, anima.

Congil explica que, aparte de la recién constituida asamblea, no forman parte de ninguna organización. “Empezamos esto como un grupo de amigos, y no formamos ni queremos formar parte de ninguna organización. Creemos que esto tiene que ser de persona a persona, dejando las diferencias políticas o personales aparte”, afirma. Lucas Barrero coincide en que es contraproducente que se vea el cambio climático como algo de izquierdas: “El planeta no puede depender de los líos políticos que haya en nuestro país, ni de los piques. Es un problema que nos va a afectar a todos, y todos tenemos que implicarnos”.

Como estudiante de Ciencias Ambientales, Barrero ya era consciente de las posibles consecuencias del cambio climático, lo que impulsó a Lucas Barrero a comenzar su protesta fue constatar, en una simulación realizada por la Junta de Andalucía, en la que vio como la temperatura media en Aracena estaría, en el mejor de los casos, cuatro grados por encima de la actual para finales de siglo. En el peor de los casos, afirma el joven activista, serán ocho. “Yo creo que la gente no sabe lo que supondría eso, y lo primero que tiene que hacer la gente es saber lo que se le viene encima”, afirma.

Este desconocimiento, del que hace responsables tanto a los medios de comunicación como a la sociedad en general, es la causa, en su opinión de que en España la huelga por el clima aún no haya despegado. Pero aún así, considera que sus acciones están lejos de ser en vano: “Se está tejiendo una comunidad global de personas, y sobre todo jóvenes, que nos preocupamos por el medio ambiente”.

Las huelgas semanales de jóvenes no tienen, por el momento, fecha de caducidad. El objetivo a corto plazo, explica Ander, es que las empresas y los gobiernos cumplan los requisitos mínimos a los que ya están comprometidos. ¿Y a largo plazo? “Inimaginable. Concienciar a la gente y que esto sea un día a día de actuar cada vez mejor”, concluye el joven.

Santiago Sáez

Periodista especializado en cambio global, con un ojo en el cambio climático y otro en sus causas. Además de para La Marea, escribe en PIQD, Deutsche Welle, Chemistry World y, ocasionalmente, en Mongabay y Atlas Obscura. Antes curraba en la sección de noticias de CNBC. También traduce de vez en cuando.

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.