Manifiesto por la vida y la paz

No escribo este manifiesto buscando adhesiones o firmas. Mis pretensiones son mucho más sencillas, descargar mi conciencia de algo que preveo va a suceder, pero que lamentablemente parece que los más enterados no les preocupa y de los no enterados como no saben y se creen lo que dicen los medios de comunicación pues piensan ‘lo que sea ya se verá’.

Los ecologistas, a los que no se les hace mucho caso, ya han advertido que se acercan los tiempos en que la escasez de materiales y energía va a hacer imposible que se mantenga el modelo de sociedad actual con el consumo voraz que tenemos en los países del norte. Esta escasez se va a hacer más patente en los próximos 20 o 30 años, y ante esta situación ellos prevén dos posibilidades. La primera sería un modelo de sociedad organizada de tal manera que haya un reparto equitativo de los escasos materiales que estén a nuestra disposición, dando prioridad a todo aquello que favorezca el bien común, con grupos de ayuda mutua y autoorganizados. La segunda opción sería una sociedad de carácter neofascista y fuertemente autoritaria en la cual unos pocos privilegiados o multinacionales controlarían la mayoría de los escasos bienes para intentar mantener su actual status. Lo explican muy bien en el segundo tomo del libro La espiral de la energía Luis Gonzalez Reyes y nuestro admirado y añorado Ramón Fernández Durán.

Viene todo esto a cuenta de lo que pasa en Venezuela, el país con las reservas certificadas mayores del mundo en petróleo y las segundas mayores reservas en oro y coltán, además de otros muchos recursos. Conviene recordar que ya hemos pasado el pico del petróleo así y las reservas del coltán están cuantificadas para 20 o 30 años (por cierto, en la República Democrática del Congo ya han sido asesinadas más de 5 millones de personas con el fin de que nuestras multinacionales puedan apoderarse del coltán y los ciudadanos de los países del norte podamos seguir cambiando todos los años de móvil al de última generación sin que a nadie de los que ahora claman contra el gobierno de Venezuela hayan dicho nada al respecto).

Porque esta es la verdadera causa del conflicto venezolano, que no tiene nada que ver con la democracia, los derechos humanos o la emergencia humanitaria, aun reconociendo la grave situación económica del país, bien por los errores internos, pero fundamentalmente por la guerra económica que han declarado al país. Vean sino el último informe del PNUD, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, correspondiente al año 2018, en el que califica a todos los países del mundo de acuerdo con el índice de desarrollo humano y en el que sitúa a Venezuela en el puesto 78 con un índice de 0,761 considerado un índice medio alto, situando detrás a Brasil, Ecuador, Perú, Colombia, República Dominicana, etc todos los países del grupo de Lima que están solicitando una intervención humanitaria en Venezuela, juntamente con EE. UU. y Canadá. Precisamente quieren enviar ayuda humanitaria a Venezuela los mismos que bloquean las cuenta de Venezuela en el exterior; en Euroclear, un servicio de pagos internacional, tiene bloqueado el Estado venezolano más de mil doscientos millones de dólares que ingreso en esa entidad para la compra de medicinas y alimentos. ¡¡Han visto ustedes mayor cinismo e hipocresía!!

En Venezuela se han conseguido avances extraordinarios en cuanto a reducción de pobreza y pobreza extrema desde la llegada de Chávez al poder. En el primer semestre de 2003, la pobreza alcanzaba el 54% y en 2013 era del 19,6%. También se han hecho grandes avances contra la desigualdad, pues el índice Gini, que mide la desigualdad, en 1998 estaba en 0,486 y en 2013 en 0,398, el mejor de toda América Latina (en el índice Gini, 0 es la igualdad máxima y 1 la mayor desigualdad). Siguiendo con los datos que proporciona el profesor Andrés Piqueras, de la Universidad Jaume I de Castellón, la desnutrición infantil en menores de 5 años pasó del 7,70 % en 1990 a 2,53% en 2013, y la tasa de desempleo del 15,2 % en 1999 al 7,1% en abril de 2014. No vamos a seguir dando datos para no aburrir a los lectores de este manifiesto, pero todo esto a pesar de la guerra económica desatada contra Venezuela por EE. UU. y sus gobiernos lacayos entre los que lamentablemente hay que incluir a España.

También se dice que el proceso electoral llevado a cabo en Venezuela el 20 de mayo de 2018 carece de legitimidad por no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos, ni con la presencia de observadores internacionales independientes, ni con las garantías y estándares internacionales necesarios para un proceso libre, justo y transparente. Participaron 16 partidos políticos en la contienda electoral PSUV, MSV, Tupamaro, UPV, Podemos, PPT, ORA, MPAC, MEP, PCV, AP, MAS, Copei, Esperanza por el Cambio, UPP89. En Venezuela no es obligatorio que todos los partidos políticos participen en los procesos electorales. Están en su pleno derecho de decidir si participan o no. Justamente porque es un sistema  democrático. El hecho de que 3 partidos (AD, VP y PJ) decidiern libremente no participar no ilegitima el proceso electoral (realmente no participaron por una llamada del gobierno de los EE. UU. para intentar no legitimar el proceso). Se postularon seis candidatos: Nicolás Maduro, Henri Falcón, Javier Bertucci, Reinaldo Quijada, Francisco Visconti Osorio y Luis Alejandro Ratti (los dos últimos decidieron retirarse).

Maduro ganó con un amplio margen obteniendo 6.248.864 de votos, el 67,84%. Le siguieron Henri Falcón con 1.927.958, el 20,93%; Javier Bertucci con 1.015.895, 10,82% y Reinaldo Quijada quien obtuvo 36.246 votos, el 0,39% del total. La diferencia entre Maduro y Falcón fue 46,91 puntos porcentuales.

Acompañaron el proceso electoral unas 150 personas, entre ellas 14 comisiones electorales de 8 países; 2 misiones técnicas electorales; 18 periodistas de distintas partes del mundo; 1 Europarlamentario y 1 delegación técnico-electoral de la Central Electoral de Rusia. Las elecciones se realizaron con el mismo sistema electoral empleado en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, en las cuales resultó ganadora la oposición venezolana. Sistema que es automatizado y sometido a auditorías antes, durante y después de los comicios. Sistema que garantiza los principios de «un elector, un voto» porque solo con la huella dactilar se desbloquea la máquina de votación; y garantiza el «secreto del voto».

Se realizaron 18 auditorías al sistema automatizado. Los representantes del candidato Henri Falcón participaron en las 18 y suscribieron las actas en las que manifiestan su conformidad con el sistema electoral. Las auditorías son públicas y televisadas en vivo por el canal del Consejo Nacional Electoral. Una vez realizadas las auditorías, el sistema se bloquea y la única manera de acceder nuevamente es con la introducción simultánea de los códigos secretos que tiene cada organización política.

Ninguno de los candidatos que participó en el proceso electoral impugnó los resultados. No hay pruebas de fraude, no presentaron ninguna evidencia o denuncia concreta de fraude.

La cuestión, bajo mi punto de vista, está claro. No son los derechos humanos, ni la emergencia humanitaria, ni nada de esto, es sencillamente apoderarse de los inmensos recursos que tiene el país y que el gobierno de Venezuela no permite que las multinacionales los expolien y les resultan necesarios a los poderosos ante las próximas crisis económicas que se avecinan. Para ello han puesto en marcha todo su poderío mediático, controlan todos los grandes medios de comunicación, para hacer creer a los ciudadanos de todo el mundo algo que no tiene nada que ver con la realidad. Nunca se mintió tanto en menos tiempo.

Para ello, el gobierno de EE. UU. eligió a un político desconocido para los venezolanos, para que se autoproclamara presidente de Venezuela. El señor Guaidó, en una manifestación, se sube a un taburete y se autoproclama presidente de Venezuela. ¿Han visto ustedes algo más grotesco? ¿Se imaginan a un político español que en una manifestación se suba a un estrado y se declare presidente de gobierno y que salgan en tromba una serie de países a reconocerle automáticamente? Algo huele mal en la llamada comunidad internacional. Además este señor Guaidó pasea tranquilamente por Venezuela llamando a los militares a que den un golpe de estado y a EE. UU. a que invadan militarmente el país. En EE. UU. este señor estaría ya en el corredor de la muerte, y en España por poner unas urnas en la calle en Cataluña llevan en prisión preventiva más de un año varios políticos independentistas.

Porque el objetivo está claro para cualquier observador imparcial, y para conseguirlo, como esta payasada no puede tener éxito al final EE. UU. y países acólitos invadirán militarmente Venezuela. Por ello se inventan los pretextos de los derechos humanos, ilegitimidad de Nicolas Maduro y otras zarandajas. Viene a cuento ahora recordar cuando invadieron Irak y decían aquello de las armas de destrucción masiva, que luego se demostró su absoluta falsedad, causando cientos de miles de muertos, algunos autores hablan de un millón entre la guerra, las enfermedades y las hambrunas etc. O cuando invadieron Libia que decían que Gadafi bombardeaba a su propio pueblo, y luego también se probó la absoluta falsedad de semejante cosa, dejando al país sometido a la más absoluta miseria y desgobierno, cuando antes de la invasión tenía el índice de desarrollo humano más alto de toda África.

Y esta es la cuestión central de este manifiesto, como los venezolanos y su ejército apoyan mayoritariamente a la revolución bolivariana, cuando se produzca esa invasión el pueblo la va a defender con uñas y dientes y habrá muchos miles de muertos, tal vez cientos de miles y en ese caso yo no quiero ser partícipe, ni siquiera indirecto en semejante tragedia y barbarie. Con mis escasos medios he intentado difundir la verdad de lo que pasa en Venezuela, he acudido a las concentraciones que se han convocado en defensa de la verdad y ahora ya solo me queda denunciar lo que se avecina, advirtiendo solemnemente que todos aquellos que difunden estas mentiras y los políticos que colaboran, directa o indirectamente en semejante disparate son corresponsables de lo la tragedia humanitaria que pueda suceder en Venezuela.

Pedro Tostado Sánchez es sociólogo.

aportacion la marea

Pedro Tostado

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

5 respuestas a “Manifiesto por la vida y la paz”

  1. ¡Muchas gracias por el manifiesto!
    No nos debemos de quedar quietos ante tanta obscenidad. En tu texto se explica muy claramente los motivos y los intereses que mueven tantos conflictos bélicos que sufren los que tienen la desgracia de haber nacido en lugares del mundo en donde existen recursos naturales apetecibles para muchos indecentes que manejan los destinos de nuestro planeta.
    En mi localidad y a raiz de una charla sobre los refugiados sírios de Joaquín Sánchez Sánchez, o Joaquín el cura rojo como lo conocen en muchos lugares, acordamos «movilizarnos» ante ésta y tantas amenazas que se ciernen sobre la paz mundial, espero y deseo que tu exposición, los comentarios, la reacciones de miles de gentes ante estas amenazas sirvan para pensarselo dos veces a los responsables. Siendo consciente que eso es una utopía, puesto que la indecencia no tiene cerebro.

  2. Comparto con el autor la necesidad de aprovechar esta ocasión para manisfestarme en contra de tanto silencio cómplice. Cada día me cuesta más convivir con «ese mirar para otro lado. Esa evasión que entiendo por una ignorancia inducida y cobarde-por tanto- huera de todo humanismo, me duele casi tanto como ese capitalismo verdugo del planeta. Ese capitalismo
    que, en su criminal y soberbia locura, se segrega de la asbsoluta mayoría del género humano con tan poco y mal repartido humanismo. Siendo consciente del poder de manipulación del
    tal capitalismo con sus acólitos, admito menos la creciente degradación de claudicación.

  3. No me gusta Maduro ; creo que si fuese venezolano no le votaría, pero aún así la maniobra de Estados Unidos por aupar a su títere Guaidó me parece inaceptable. Este artículo nos explica muchas razones ocultas tras este circo mediático. Ojalá los venezolanos puedan resolver sus problemas en paz, en libertad y sin injerencias exteriores

  4. Buen artículo. Bien claro lo expresas todo, Pedro.
    «Cinco millones de personas asesinadas en R.D. Congo con el fin de que nuestras multinacionales puedan apoderarse del coltán y los ciudadanos de los países del norte podamos seguir cambiando todos los años de móvil al de última generación sin que a nadie de los que ahora claman contra el gobierno de Venezuela hayan dicho nada al respecto».
    » Precisamente quieren enviar ayuda humanitaria a Venezuela los mismos que bloquean las cuenta de Venezuela en el exterior; en Euroclear, un servicio de pagos internacional, tiene bloqueado el Estado venezolano más de mil doscientos millones de dólares que ingreso en esa entidad para la compra de medicinas y alimentos. ¡¡Han visto ustedes mayor cinismo e hipocresía!!
    Más o menos viene a decir lo mismo Boaventura de Sousa, catedrático de Sociología de la Univers. de Coimbra:
    «Lo que está pasando en Venezuela es una tragedia anunciada, y probablemente causará la muerte de mucha gente inocente. Venezuela está al borde de una intervención militar extranjera y el baño de sangre que resultará puede asumir proporciones dramáticas. Quien lo dice es el líder más conocido de la oposición a Nicolás Maduro, Henrique Capriles, al afirmar que el presidente-títere Juan Guaidó está usando al pueblo venezolano como “carne de cañón”.
    ¿Por qué Estados Unidos, acompañado de algunos países europeos, se embarca en una posición agresiva y maximalista que desde el principio inviabiliza cualquier solución negociada? ¿Por qué se hacen ultimátums típicos de los tiempos imperiales de los que, por cierto, Portugal tiene una amarga experiencia? ¿Por qué se rechazó la propuesta de intermediación hecha por México y Uruguay, que tiene como punto de partida el rechazo de la guerra civil?
    Se empieza a saber que, a pesar de poco conocido en el país, Juan Guaidó y su partido de extrema derecha, que ha defendido abiertamente una intervención militar contra el Gobierno, son hace mucho los favoritos de Washington para implementar en Venezuela la infame política de “cambio de régimen”. A esto se une la historia de las intervenciones de Estados Unidos en el continente, un arma de destrucción masiva de la democracia siempre que esta significó la defensa de la soberanía nacional y cuestionó el libre acceso de las empresas estadounidenses a los recursos naturales del país. No es difícil concluir que lo que está en juego no es la defensa de la democracia venezolana. Lo que está en juego es el petróleo de Venezuela. Venezuela es el país con las mayores reservas de petróleo del mundo (el 20% de las reservas mundiales, mientras Estados Unidos tiene el 2%). El acceso al petróleo de Oriente Medio determinó el pacto de sangre con el país más dictatorial de la región, Arabia Saudí, y la destrucción de Irak, Siria, Libia, en el norte de África; la próxima víctima bien podría ser Irán. Además, el petróleo de Oriente Medio está más cerca de China que de Estados Unidos, mientras que el petróleo de Venezuela está en la puerta de casa».
    «La perplejidad de muchos demócratas venezolanos tiene que ver especialmente con Europa. También tú, Europa?»
    «Son conscientes de que si Europa estuviese genuinamente preocupada con la democracia, hace mucho habría roto relaciones diplomáticas con Arabia Saudí. Y de que si Europa estuviese preocupada por la muerte en masa de civiles inocentes, hace mucho que habría dejado de vender a Arabia Saudí las armas con las que este país está llevando a cabo el genocidio en Yemen. ¿Por qué este alineamiento total con una política que mide su éxito por el nivel de destrucción de países y vidas?».
    «Me he reconocido bien representado por el gobierno de mi país (Portugal) en el poder desde 2016. Sin embargo, la legitimidad concedida a un presidente-títere y a una estrategia que muy probablemente terminará en un baño de sangre me hace sentir vergüenza de mi gobierno».
    http://cierzodigital.com/la-nueva-guerra-fria-y-venezuela/

  5. Caramba, parece que el diablo que amenaza al mundo es Venezuela.
    Y yo pensando en Israel que no contento con invadir Palestina y tener a sus habitantes sitiados y sometidos, no contento con ello, de vez en cuando y como deporte se dedica a masacrar palestinos.
    Y yo pensando en EEUU de América, el pueblo más bárbaro, rapiñero, conspirador, invasor y mortífero del planeta.
    Y yo pensando en Arabia Saudí, dictadura real, que por menos de criticar a sus opulentos reyes te condenan a muerte, dictadura que con sus aliados, las «democracias» occidentales, ha causado más de 80.000 muertos en Yemen (niños, mujeres, indiscriminadamente) sin contar a las personas desplazadas, heridas, hambrientas.
    Y yo pensando en la América Latina dónde la mafia del capital pro-yankee ha conseguido que los mejores presidentes que América Latina ha tenido estén en la cárcel, procesados o desprestigiados y los sucios títeres del capital ocupando, trampas y manipulación mediante, su lugar. (Honduras, Brasil, Chile, Argentina, Colombia y aquí me paro pues si me pongo a pensar escribo para largo).
    EEUU de América busca un golpe de estado en Venezuela.
    Eso ya lo predijo hace más de una década Joseph Stiglitz, premio Nobel de economía, recién dimitió de director del FMI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.