1.793.600 hogares tienen a todos sus miembros en paro

La Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2015 apunta a una caída de 13.100 desempleados. Hasta 5.444.600 personas buscan trabajo en España. El desempleo juvenil supera el 50%.

Los hogares con todos sus miembros en paro ya son 1.793.600, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2015 dada a conocer este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta cifra supone un ascenso del 1,55% (27.300 hogares más) respecto al trimestre anterior.

El dato demuestra que los resultados de la EPA están muy lejos del mensaje optimista lanzado por el Gobierno. En concreto, los tres primeros meses de 2015 se han cerrado con 13.100 parados menos. El número total de personas sin trabajo se sitúa en 5.444.600 personas, con una tasa de desempleo del 23,78%.

La EPA desvela, además, que en este primer trimestre del año se han destruido 114.300 empleos, pese a que  la ocupación ha aumentado en 504.200 personas. Todos los puestos de trabajo perdidos entre enero y marzo pertenecen al sector privado, que ha registrado un retroceso de la ocupación de 143.500 personas, mientras que el empleo público ha contado con 29.200 nuevas incorporaciones en este mismo periodo.

Tampoco mejora en exceso el paro juvenil, que supera el 50%. Entre los jóvenes de 20 y 24 años, el desempleo desciende en 34.000 personas, aunque la cifra empeora a partir de los 25 años.

También ha retrocedido el número de asalariados (89.200 personas), todos ellos con contrato temporal, ya que los asalariados con contrato indefinido aumentaron hasta marzo en 25.300.

En los últimos 12 meses, el paro se ha reducido un 8,2%, lo que supone 488.700 desempleados menos.

faldon_noticias

aportacion la marea
PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

Una respuesta a “1.793.600 hogares tienen a todos sus miembros en paro”

  1. Sin contar a toda la juventud española que ha tenido que buscarse la vida fuera de su país y los miles de inmigrantes que han tenido que volver al suyo. Sin contar la precariedad y la temporalidad de los trabajos de hoy día.
    Pero lo peor de todo y lo que más duele es la insolidaridad y el pasotismo de los que todavía no sufren los efectos de la crisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.